El deseo de mi corazón

“Hay un éxtasis que señala la cúspide de la vida, Más allá de la cual la vida no puede elevarse.  Pero la paradoja de la vida es tal que ese Éxtasis se presenta cuando uno está vivo, y  Se presenta como un olvido total de que  Se está vivo”  Jack London La vida es trágica y cruel. O al menos eso dicen comúnmente. Naces. Respiras. Creces. Si lo deseas, te reproduces. Mueres. Con el transcurrir del tiempo y el devenir de la vida, cambias de máscara, de faceta; te transformas en cualquier personaje que te permita tener identidad con algo en específico. Pero ¿vives? O, ¿tan siquiera finges hacerlo? Aunque muchas veces no es así, la vida debe predicarse con su verbo correspondiente: vivir. La vida se vive. Sin embargo, la mayor parte del tiempo se enuncian en nuestros actos de manera distinta, como si la vida fuera de la mano con cualquier otro verbo que no es el supuesto de vivir. De alguna manera, lo comprendo. Con cierta parte de nuestro ser vivimos todos fuera del tiempo. Se añora un pasado en un presente que dura tan sólo unos instantes antes de que quede atrás. Y entonces, la vida se convierte en un conjunto de sinsentidos que, a son del arpa y el laurel de Dios, no puede más que caer presa de las circunstancias fatales de un destino que jamás hubiera deseado para sí. Y es que la realidad se encuentra siempre en un horizonte futuro de posibilidades deseadas y temidas. Sin embargo, cada uno, al realizar sus acciones en el vasto teatro del mundo, de acuerdo con sus acciones dominantes, se ve movido al mismo tiempo por un impulso secreto de tomar mentalmente un punto de vista fuera de sí mismo, a fin de juzgar el decoro de su conducta tal como se presenta a los ojos del espectador. Y entonces, mi pregunta es ¿forzosamente tiene que ser así? ¿Necesariamente sucumbir ante el abatimiento doloroso y fortuito que hemos creado para nuestra existencia? ¿Acaso no habrá un algo que cambie rotundamente la vida, que la llene de color o que al menos la dote de sentido? ¿Habrá alguna razón que nos invite a salir de nuestra rutina vitalicia? Pensemos por un momento en un sujeto. Cualquiera que sea. Siendo un hombre que, llevando una vida evidentemente común bajo la norma que la sociedad ha puesto, repentinamente se ve sorprendido por una experiencia que, de un momento a otro, lo deja cautivado. Y, sin saber como sucede, queda en un estado de estupefacción. Había algo que lo había sorprendido. Pero ¿cómo había pasado esto? Su destino debía llevarlo, [quizá] por otros caminos totalmente insospechados. Pero la impresión le había cambiado el rumbo. Y entonces, se da cuenta  de una verdad absurda e inquebrantable: nunca en la vida había actuado como quería actuar. Había pasado tantos años actuando como una máquina. No sentía, o al menos, no se daba el privilegio de sentir. No es de esperarse que su facultad de pensar por sí mismo se vea también invadida por normas que los demás habían pensado y que él debía seguir sin un convencimiento total de sí estaba bien o mal. Y había algo más delicado aún es que hay ocasiones en que el individuo llega a decir esta expresión: no he podido conocerme a mí mismo. Pero a raíz de la experiencia de asombro, las cosas no podían ser igual que antes. Dejando a un lado al sujeto, hablemos ahora del objeto que causó la experiencia. Muchas veces, se piensa en un objeto grandioso, encantador, incluso mágico. Sin embargo, la mayor parte de ellos radican en cosas sencillas, cotidianas, en las que nunca se había puesto la mirada. A veces son personas, animales o una extraña flor. Otras, radican en puestas de sol, una noche estrellada o una fase lunar imprevista. O, simplemente, pueden ser acontecimientos que se cruzan en la vida del hombre. Y con ello, dotan de cierto sentido diferente a nuestra existencia. Le cambian de sentido, de armonía y de color. Da un giro tan abrupto a la vida del hombre, que le hace sentir como si se encontrara en un mundo completamente nuevo, como si estuviera en un grado más elevado que las demás personas. Este estado que ha sido referido se le dará el nombre de éxtasis. Pues en el ‘hallarse-fuera-de-sí’, en el éxtasis, ya no es menester dar más que un sólo paso: no retornamos a nosotros mismos, sino que ingresamos en otro ser. Y para que aquella primera impresión actúe sobre nosotros con la fuerza requerida debemos tener un sentimiento de lo sublime; para disfrutar la segunda es preciso el sentimiento de lo bello. La experiencia genera en él tal grado de asombro, de éxtasis, que se hace un nuevo propósito:  plasmar ante cualquier tipo de estructura en blanco lo que ante sus ojos se ha postrado. Puede ser en un lienzo, en una hoja o en un molde. Puede ser ante la mirada destellante del sol, ante su eclipsante descenso de entre las colinas, o bien, ante el ritual de luna llena de los  licántropos desolados. La idea es transmitirle al otro fielmente lo que ante su mirada ha acontecido. Pero ¿cómo podría transmitir al otro lo que vio si no todos percibimos de la misma manera? Si es la muerte lo que se quiere plasmar, la idea cambia de cultura a otra. Captar la universalidad de cada idea resulta en ciertos momentos paradójico, incluso contradictorio. Ante la mirada de un mundo que no ve más allá de lo que su mirada alcanza a ver, intentar plasmar lo que en cierta medida parece subjetivo se complica más y más conforme la obra se va desarrollando. Entonces, los bocetos llenan con mayor frecuencia los basureros y los contenedores. La idea con el paso del tiempo se vuelve menos nítida y el éxtasis se esfuma lentamente. El corazón del hombre que fue tocado por la experiencia sublime poco a poco comienza a desfallecer en la antigua rutina. Y el artista, en un intento de no dejarse sucumbir, se dice quedamente ¡oh corazón mío, no te levantes para testimoniar en contra de mí. Y reaparece de nuevo la experiencia que le conmovió el corazón y los sentidos. Es así como el autor encuentra una segunda oportunidad para retomar la obra de arte. Pero ahora no debía ser únicamente sublime, debía ser bella. Podría parecer difícil en un principio, pues, al parecer ambos conceptos se contraponen. Lo sublime debe ser sencillo, lo bello puede estar adornado y ornamentado Pero lo que no se tiene en cuenta es que no debería importar pues aquellos en quienes se encuentran unidos los dos sentimientos encontrarán que la emoción producida por lo sublime es más fuerte que la producida por lo bello. Dependiendo de lo que se quiera transmitir al otro es lo que imperará en la obra de arte finalizada. Tras varios meses de arduo trabajo, de tener el estado de ánimo en la cima y por los suelos y de perseverar con lentitud, la obra de arte queda terminada. Entonces, es aquí donde entra en juego el espectador. Ya no serán la obra y el creador, sino que entra un tercero a la relación. El autor aguarda impaciente, el espectador observa, mientras la obra está ahí, mostrándose a sí misma en su máximo esplendor. El contacto entre los tres se hace inminente. Por un momento, quedan desplazados los términos de tiempo y espacio. La dimensión ya cambió en esa escena. Aquel cuadro de unos cuantos minutos parece quedar inmortalizado en la memoria histórica de aquellos que han participado. En un futuro, se conmemorará aquella mítica escena en la que había dos sujetos frente a una obra, mientras esta les hablaba quedamente al oído, susurrándoles lentamente lo que es su propia esencia. El autor se verá complacido al recibir las opiniones de la gente, pues se habrá dado cuenta que la obra que emanó de él no fue únicamente bella o sublime, sino que fue una mezcla entre ambos sentimientos. Y es que la obra de arte ya no se quedó únicamente en una representación mental del sujeto que la produjo, sino que ya se encontraba fuera de él, como un retoño separado del cuerpo de su madre. Y es así como el artista por fin encuentra su misión en la vida: transformar los acontecimientos más pequeños, más comunes, en obras de las cuales no dejará de existir alma alguna que quede prendida a su esplendor. Con esto, el hombre rutinario que llegó a ser en un principio, ha quedado atrás, siendo parte de un pasado remoto y lejano. Ahora, el hombre nuevo no se mueve únicamente por instinto, por la simple monotonía del “deber hacer”, sino que se ve inundado de una pasión infinita por lo que en su interior puede llegar a ser producido. Hemos llegado al final de esta narración de acontecimientos. Sé muy bien, que la intención de este escrito era exponer argumentos en otro tipo de prosa. Sin embargo, ese tipo de narración es más tediosa de leer. Mi intención, estimado lector, es acercarte al mundo del artista, del creador. Por ello, para terminar mi colaboración último, quisiera hacer un símil un tanto distinto. La obra de arte se asemeja al universo, motor infinito de grandes mundos, el cual fue pensado, meditado y realizado ante las manos delicadas de un Creador, que es considerado el Sumo Bien y Eterno Padre de todo cuánto habita en el mundo finito y perecedero.